domingo, 3 de octubre de 2010

Movimientos sociales: La "tendencia" del kirchnerismo

Christian Boyanovsky

“Son el ala combativa del kirchnerismo”


Christian Boyanovsky

El mundo piquetero en la óptica del autor de El Aluvión, el libro que retrata la formación y actuación de las organizaciones sociales que han acompañado al actual proceso político en los últimos años.

Por T.E. / Página 12

Bautizadas en forma genérica como piqueteras por la forma que adoptaban en su reclamo, las organizaciones sociales que incursionaron en temas tan variados como empleo, educación o vivienda, nunca consiguieron hacer público su pensamiento y características, aun después de que muchas se alinearan con el oficialismo o de que sus dirigentes llegaran a la función pública. Christian Boyanovsky, periodista de Tiempo Argentino, se sumergió en ese mundo paralelo para investigar lo que considera la “militancia organizada del kirchnerismo”. Así nació El aluvión. Del Piquete al Gobierno: Los movimientos sociales y el kirchnerismo, que acaba de editar Sudamericana y que analiza el accionar de los grupos piqueteros en el período 2003-2008.


–¿Por qué decidió hacer este libro?


–Porque cuando las organizaciones sociales se convirtieron en la militancia organizada del kirchnerismo y se movilizaron para apoyar al Gobierno en la disputa por las retenciones al campo, los grandes medios sólo mostraban la piña de (Luis) D’Elía. Sin embargo, esos grupos se habían convertido en actores con mayor nivel de protagonismo en la vida pública del país, Néstor Kirchner los había sumado al proyecto y les había dado una entidad institucional y política. Es algo inédito. Con el ingreso de los dirigentes al Estado se generó un aluvión.


–¿Cómo planificó el trabajo?


–Iba a escribir sobre D’Elía, fundador de la Federación de Tierra, Vivienda y Hábitat, y de la Central de Movimientos Populares; pero luego decidí ampliar la investigación al Movimiento Evita, el Frente Transversal y el Movimiento Libres del Sur, que ya no es kirchnerista.


–¿D’Elía podría seguir el mismo camino?


–No, D’Elía sigue reivindicando el proyecto del kirchnerismo, aunque se pelea por Twitter con todo el mundo. Es un provocador. Llegó a tal nivel de exposición con el personaje que interpreta que ya no puede volver atrás.


–Edgardo Depetri quedó mejor posicionado.


–Recibió un espaldarazo importante al ser nombrado subsecretario de Relaciones con la Sociedad Civil. Tiene una relación personal con Kirchner de muchos años. Está buscando otro tipo de estructuras, sin abandonar lo social, para seguir en la militancia.


–De su libro se deduce que, pese a esa militancia, prevalecen el PJ y la CGT...


–El Movimiento Evita es el sector más cercano a la CGT y al PJ. No es una casualidad. Vienen del peronismo revolucionario. Y aunque en los ’70 estaban en contra de lo que consideraban la ortodoxia sindical, en los primeros años de la democracia se acercaron al espacio más combativo de la CGT, que representaba Saúl Ubaldini. No es descabellado que Emilio Pérsico acepte ser parte del PJ. El peronismo opera con esa lógica. Más allá de que estén en contra de los barones del conurbano, saben que el PJ es una herramienta muy poderosa y que tenerlo de enemigo puede ser muy perjudicial.


–¿Qué comparación hace con los ’70?


–Hay un aprendizaje de las organizaciones. Sienten que ocupan el lugar de los Montoneros, aunque en algunos casos consideren que no “vende” decirlo. Cuando se dice “Montoneros”, para mucha gente es sinónimo de guerrilla y terrorismo. Para muchos otros, es hablar de militancia y de construcción política, además de la opción de lucha armada que responde a un análisis de la época. Los movimientos actuales quieren ocupar el lugar de lo que era la Tendencia Revolucionaria dentro del movimiento peronista. Son la parte más combativa dentro del espacio del kirchnerismo. Cada cual sabrá cuán revolucionario puede ser eso. Una similitud con los ’70 es que el líder del proyecto es pendular. Da todo y bendice a los movimientos pero cierra acuerdos con espacios antagónicos, como el PJ del conurbano y los gobernadores. Estas organizaciones aprendieron que al líder no se le disputa el lugar de conductor, algo que, en su momento, Montoneros no entendió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mantenga las formas y no sea posteé como "anónimo" a menos que sea estrictamente necesario.