lunes, 22 de septiembre de 2014

VACA MUERTA. Rusia podría desarrollar la explotación del yacimiento

El 1 de Octubre llegará a la provincia de Neuquén a visitar el yacimiento de Vaca Muerta una comisión formada por autoridades de Moscú y representantes de las principales petroleras rusas, entre ellas el gigante Gazprom. Además Gazprombank podría invertir unos 2 millones de dólares en la construcción de una central hidroeléctrica. (MM)



DESPECHADO. Verbitsky fuerza la realidad, alterado por las "buenas vibras" entre Cristina y el Papa

A mi juicio no es verdad que el documento papal (o exhortación apostólica) Evangelii Gaudium (La Alegría del Evangelio) sea un documento más, continuación lógica de otros anteriores del mismo tenor. Cualquiera que lo haya leído o lo lea puede verificar que es un documento tan sorprendente como debió haberlo sido en su momento El Manifiesto Comunista de Marx y Engels.
Otro debate es si esas palabras tan conmovedoras son, por parte de Francisco, sinceras o pour la galerie...
Lo cierto es que HV no parece poder deglutir la proximidad entre Cristina y Bergoglio.

Sobre "A Dios rogando" de Horacio Verbitsky

Ni la historia ni el presente son así

Por Gabriel Fernández *

El artículo publicado por Horacio Verbitsky "A Dios rogando" en el diario Página 12 de este domingo contiene una argumentación directa que merece una objeción y varias estimaciones difusas que, en tanto interpretaciones, admiten la posibilidad de una evaluación diferente.

Verbitsky indica, al comienzo, que "Los cuestionamientos del Vaticano a la economía capitalista y 
sus extremos no son una novedad". Asentándose en esa precisión, hace historia y narra las variadas críticas que aspectos del sistema han recibido de muchos otros papados.

El objetivo, plasmado al final del segmento, es relativizar las consideraciones del papa Francisco sobre el capital financiero y las agresiones imperiales en los días presentes. Y aunque en algún caso la mención de un papa histórico resulte fundada, Verbitsky fuerza el planteo al ignorar la distancia entre un decir "adecuado" y un hacer práctico.

Además, evita analizar las diferencias existentes entre papas que necesitaban ofrecer una mejor cara hacia la comunidad frente al avance de fuerzas socialistas, en un mundo partido en dos, y quien en la actualidad enfrenta, ante la ostensible preocupación norteamericana, el intento de los centros de poder por vitalizar recetas neoliberales para descargar sobre los pueblos la persistente crisis.

Por tanto, la aseveración "Del Syllabus a La Alegría del Evangelio, un siglo y medio de crítica escolástica al capitalismo y sus extremos" tiene una falencia que el gran periodista podría evitar: el descontexto que implica la comparación de textos en circunstancias político económicas bien diferenciadas. No existe un bloque anticapitalista a desarticular; entonces ¿porqué el papa Francisco dice y hace? ¿Cuál sería, según Verbitsky, el objetivo del nuevo jefe vaticano?

Luego, y ya adentrándose en los pasos presentes, insiste en la configuración de un Jorge Bergoglio opositor interno, interpretando trascendidos de la Iglesia –donde como sabemos, la prédica y la acción papal ha generado condenas conservadoras y maniobras oposicionistas- como dobles mensajes destinados a contentar a tirios y troyanos. Estas versiones, lanzadas apenas horas después de la reunión del Papa con nuestra jefa de Estado, configuran un menoscabo de la enorme labor internacional efectuada por el gobierno argentino en la última década.

En ese sentido, sin evitar indicar que Néstor Kirchner fue el único presidente argentino que no intentó acercarse a un Papa e incluyendo así de hecho a Cristina Fernández de Kirchner en una nómina que no merece integrar, necesita utilizar la interpretación del PRO como válida al precisar que el operador Diego Guelar decodificó el verdadero mensaje del Papa sin ambages: "Está dando una señal de urgencia y de comprensión de que la situación argentina es muy grave".

Pero ese es, precisamente, el planteo básico de La Nación, de no pocos sectores empresariales y de casi todas las escuálidas franjas opositoras internas. Y le atribuye al Papa Francisco una consideración excesivamente hipotética para alguien apegado a las fuentes seguras: "Si la situación nacional tuviera el desenlace trágico que Bergoglio presagió durante sus años frente a la Plaza de Mayo –escribe Verbitsky- el papa Francisco podría decir que hizo todo lo posible por evitarlo, pero que sus esfuerzos no bastaron".

Se trata de la más compleja e interesante acción periodística destinada a reconstituir, frente a la preocupación de los centros de poder, la imagen de un Papa antikirchnerista. Justamente lo que exigen aquellos que se han visto defraudados por el andar de un hombre que, hace tiempo ya, se corrió del lugar asignado por los espacios antinacionales y se ha posicionado en la jefatura del Vaticano sin olvidar su pertenencia sureña. 

Es doloroso, claro, observar que esta labor es desarrollada por Horacio Verbitsky. Su obra y su trayectoria resultan innegables. Durante largo tiempo, en conversaciones personales con Clelia Luro, tratamos de interpretar y comprender la tirria del periodista hacia Bergoglio. En tanto vertió sus opiniones sin tapujos, dejamos correr sin realizar comentarios. Hoy, frente a lo que puede estimarse como una información histórica y presente desfigurada, no queda otra opción que escribir este texto.


* Director La Señal Medios / Area Periodística Radio Gráfica.

LOS CINCO DE CUBA. Libro sobre ellos gana importante premio








"Lo que hay del otro lado del mar-La verdadera historia de los Cinco Cubanos" gana el Premio Evelyn Richardson en la categoría de No Ficción.  
El libro de Stephen Kimber Lo que hay del otro lado del Mar - La Verdadera Historia de los Cinco Cubanos, ha ganado el premio Evelyn Richardson 2014 en la categoría de No Ficción en los Premios Literarios de la Costa Este de Canadá.

El premio Richardson, también conocido como Premio de No Ficción Memorial Evelyn Richardson, es un premio literario canadiense otorgado anualmente por la Federación de Escritores de Nueva Escocia a la mejor obra de no ficción publicada el año anterior por un escritor de Nueva Escocia. Es el premio literario más antiguo de la región y es considerado el más prestigioso para una obra de no ficción. El premio lleva el nombre en honor a Evelyn M. Richardson. 

Los Cinco eran miembros de una red de inteligencia cubana que fueron enviados a Florida en los años 90 para infiltrarse en grupos del exilio cubano en Miami que planeaban atentados terroristas contra Cuba. Aunque ayudaron a evitar una serie de ataques terroristas, los Cinco fueron arrestados por el FBI en 1998, juzgados y sentenciados a largas penas. Tres de los Cinco aún permanecen en cárceles de EE.UU.

 

Aunque el caso es aún poco conocido en los Estados Unidos, organizaciones internacionales de Derechos Humanos - incluyendo Amnistía Internacional y el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Detenciones Arbitrarias - han criticado el tratamiento de los Cinco en el sistema de justicia estadounidense, y doce premios Nobel han sumado sus voces para apoyarlos.

En la decisión, los jueces describen Lo que hay del otro lado del mar como "una pieza notable del periodismo de investigación. Kimber ha desenterrado una fascinante historia revelando por qué hay pocas esperanzas de lograr una reconciliación política entre Cuba y Estados Unidos, hasta que haya justicia para los Cinco Cubanos." El libro fue nominado previamente para el Premio Libris como el Libro de No Ficción del Año en Canadá.

Al aceptar el premio en una ceremonia en Halifax, Kimber - profesor de periodismo de la Universidad King - y autor galardonado de otros nueve libros explicó que había tropezado con la historia accidentalmente como periodista, pero ahora es también  defensor de la libertad de los Cinco.

Stephen Kimber dedicó el premio a tres miembros de los Cinco que aun permanecen encarcelados en Estados Unidos.

Foto: Bill Hackwell, Washington D.C. Junio, 2014

Join Our Mailing List
Like us on Facebook                Follow us on Twitter     

Comité Internacional por la Libertad de los

5 Cubanos

 

 info@thecuban5.org
 http://www.thecuban5.org



DESAPARECIDOS. El asalto al cuartel de Azul y el destino de Roldán y Antelo

Como ya expliqué muchas veces, dio la casualidad que el domingo 20 de enero de 1974 estuve detenido en La Superintendencia de Seguridad Federal. Me llevaron junto con Claudia García Iruretagoyena (a la que soltaron enseguida porque era menor) por portación de un libro del presidente Perón (La fuerza es el derecho de las bestias) y de un brazalete rojo de la JP. Aprovechando que a causa del asalto al cuartel de Azul se había suspendido la proyectada manifestación contra las reformas al Código Penal, íbamos al cine a ver "Los demonios", de Ken Russell, cuando nos paró una pinza de la Federal en Riobamba y Viamonte. En "Coordina" solamente me pegaron una patada en el culo: estaban muy entretenidos con los muchachos del ERP. Al lado de la celda en la que me dejaron, lloraba una chica a la que nunca vi. Informó que era maestra y decía algo así como "no sabés lo que me hicieron". De lo que deduje que había sido violada.
Tiempo después me enteré de que ese día habían torturado allí y asesinado luego a Jorge Antelo y Reynaldo Roldán, capturados en Azul.
Y más tarde todavía, me enteré de la desaparición por parte de la Triple A del coronel Jorge Montiel.



Transcribo un envio que recibí de Armando Luchina:

Estimado Juan:

Le reenvio un correo dirigido a Lolo Velez, funcionario de la Municipalidad de Lanús, dirigente de Kolina, ex militante de una regional de la JTP, donde 12 de sus 13 compañeros fueron desaparecidos o asesinados. Me tomé el atrevimiento de utilizar una de sus artículos de Pájaro Rojo, para confirmar mi denuncia sobre la desaparición de los militantes Roldán y Antelo.

---------- Mensaje reenviado ----------
De: Armando Luchina <avluchina@gmail.com>
Fecha: 18 de septiembre de 2014, 19:10
Asunto: Roldán y Antelo secuestrados y desaparecidos durante el copamiento batallón de Azul
Para: Hector Eduardo Velez <velezlolo@hotmail.com>
Cc: hector velez <velezlolo@yahoo.com.ar>

Estimado Lolo Velez:

Tal como me solicitó, le envío un breve relato de lo acontecido con respecto a los dos integrantes del ERP detenidos durante el intento de copamiento del regimiento de Azul ocurrido el 19 de enero de 1974 y que al día siguiente denuncié al director del diario El Mundo, Manuel Justo Gaggero.

También, es necesario repasar algunos hechos que sin duda hicieron que la denuncia que realizé en su momento fuera quedando relegada en el olvido, por motivos de seguridad y por el peligro inminente que el Sr. Manuel Gaggero y otros dirigientes del PRT y el ERP corrían y por las trativas de una negociación con el gobierno para la liberación del coronel Igarzábal, prisionero del ERP.

El día 7 de enero  los talleres gráficos Costal, que imprimían el diario El Mundo fueron destruidos por una bomba.
El 21 de enero la policía, sin orden judicial, secuestra la edición del diario El Mundo y lo incinera en la calle. El diario relataba el ataque del ERP contra la unidad militar Azul (provincia de Buenos Aires).

El día 24 de enero estalla una bomba en las oficinas de El Mundo, en el centro de Buenos Aires.

En el medio de esos sucesos ocurre el intento de copamiento del regimiento de Azul en el cual mueren unos 28 integrantes del ERP y otros dos, Héctor Antelo y Reinaldo Roldán, uno de ellos herido de bala, son secuestrados y trasladados a la Superintendencia de Seguridad Federal, ubicada en Moreno 1417 de Capital Fed.

En esos momentos yo era agente, había ingresado en junio del año 1971 a la Policía Federal, y cumplía funciones en la Guardia de Prevención de esa dependencia, realizando tareas de custodia del edificio y de los detenidos alojados en el lugar.

El día en que ocurrió el intento de copamiento del regimiento citado, comencé mi jornada a las 12 de la noche, ingresando como era costumbre una hora antes. A través del comentario de mis compañeros de la guardia me fui enterando del revuelo que había causado la acción llevada a cabo por el ERP y que había dos detenidos por el hecho.

Algunos los mencionaban como "colimbas" y otros como integrantes del grupo guerrillero.

Al rato de hacernos cargo de los diferentes puestos de guardia, se hizo presente en el edificio, el superintendente, coronel Montiel, que irrumpió a los gritos, preguntando por los detenidos y que no toleraría que se les aplicara tormentos y sancionaría a los responsables, dirigiéndose a los pisos operativos donde se hallaban los integrantes de los Grupos de Tareas.

Al rato algunos de estos componentes de la brigadas bajaron a la Guardia vociferando contra el coronel Montiel, realizando amenazas de muerte en su contra y escuchándose algunos disparos cuando los mencionados salieron al playón de automotores, pasando por la oficina del principal de la Guardia de Prevención. Hace unos meses me enteré que el coronel Montiel fue secuestrado por la Triple A y aún está desaparecido. Creo que no hace falta decir que la Triple A era un grupo paramilitar integrado por personal civil y retirado de la Policía Federal, militares y las brigadas de Seguridad Federal. El nexo entre el Ejército y la Superintendencia era el Coronel Seineldín.

Los integrantes de la guardia cubriamos los diferentes puestos durante una hora proximadamente, rotando entre los mismos.

En la hora que estuve en los calabozos mantuve contacto con Antelo y Roldán quienes me indicaron que una abogada que estaba en otro "tubo", calabozo individual, era de su grupo también y si podía avisar al Director del diario El Mundo de su situación.

Al terminar mi servicio de 6 horas, me dirigí a la redacción del diario. Allí pude entrevistarme con Manuel Gaggero, a quien narré todo lo acontecido y los comentarios de los grupos de tareas sobre que Roldán y Antelo serían ejecutados.

Juan Salinas, exiliado en España durante la dictadura y periodista de Telam, me realizó varias entrevistas y en su blog "Pájaro Rojo" publicó al respecto:

Lo cierto es que Antelo y Roldán fueron detenidos y conducidos a la Superintendencia de Seguridad Federal (el edificio de la calle Moreno 1417, más conocido como "Coordinación Federal") torturados y asesinados, muy posiblemente por hombres al mando del comisario Alberto Villar, quien, aunque todavía no había sido nombrado subjefe de la repartición, en los hechos, y tras una reunión con el presidente Perón, ya estaba trabajando como tal.

El asalto al cuartel de Azul y la tortura y desaparición de Roldán y Antelo tuvieron lugar durante un fin de semana. El jefe de la SSF (nombrado por el anterior jefe de la PFA, el general Heraclio Ferrazzano, con el visto bueno del propio Perón) era el coronel retirado JorgeOscar Montiel, un especialista en inteligencia, rival del coronel (R) Jorge Osinde.

Cuando Montiel llegó el lunes a su oficina, se desayunó del asesinato de Roldán y Antelo. Indignado, le pidió al jefe de la PFA (y viejo compañero del Comando de Operaciones de la Resistencia Peronista, COR) el general Miguel Ángel Iñiguez, la cabeza de los desaparecedores. Pero el que se tuvo que ir luego de discutir a los gritos con Villar, fue él.

En marzo de 1975 el coronel Montiel fue secuestrado por la Triple A, que en esas mismas fechas asesino al teniente coronel Martín Rico, a quien Montiel había ayudado a investigar la Triple A y sus vínculos con la inteligencia del Ejército. Desde entonces, permanece desaparecido.

A pesar de las múltiples denuncias que efectué en distintos ámbitos, acusando a los integrantes de los Grupos de Tareas de S.F. nunca pude entrevistarme con Manuel Gaggero y enterarme por qué Roldán y Antelo aún figuran desaparecidos, sin conocerse su lugar de detención.

En archivo adjunto podrá leer el mail que envié hace unos años al Dr. Fazán, abogado de Abuelas, en el cual también mencionaba el caso de Roldán y Antelo.

Hoy me puse en contacto con Ud. porque hace unos días me enteré leyendo un artículo escrito por el propio Manuel Gaggero, en su columna de Argenpress "Un viaje hacia las Utopias revolucionarias" lo siguiente: "Ambos, Héctor Antelo y Reinaldo Roldán, eran reconocidos dirigentes barriales de Lanús y sus familias estaban siendo constantemente amenazadas por la Triple A".

Si a esto le agrego que los padres de los mellizos Reggiardo-Tolosa, apropiados por el comisario Miara, integrante también de los G.T. de Seguridad Federal, fueron secuestrados en Lanús y aún continúan desaparecidos. Que una de las 30 víctimas de la Masacre de Fátima, efectuada por los mismos genocidas, de apellido Comas, era un ciudadano de Lanús, y que uno de los comisarios que denuncié como autor y fuera absuelto, vivía en Lanús y que algunos de los obreros desaparecidos de Molinos Río de La Plata, causa de la que soy testigo, también vivían en Lanús, creo que comprenderá mi interés en buscar su cooperación para lograr llevar a algunos de tantos genocidas al banquillo de la Justicia.

BRASIL. De Partido de los Trabajadores a partido de los pobres

El kirchnerismo perdió apoyos en la clase obrera organizadada y no los ganó en la misma proporción en el segundo cordón, dónde tiene poco implante, y el que tiene no es via La Cámpora. El sábado, en animada conversación con compañeros, se analizaba que, para seguir avanzando, el kirchnerismo debería recuperar y revalorar su pata sindical y al mismo tiempo apoyarse decididamente en las capas más humildes de la población.

Esta nota salió publicada en el suplemento Viernes de Ámbito Financiero.

De Partido de los Trabajadores a partido de los pobres (una novela brasileña)

Por Marcelo Falak


Había una vez un partido que se daba a conocer como el "de los trabajadores". En Brasil, claro, fundado en 1980, en plena dictadura militar, y que pretendía sumar las distintas corrientes de la izquierda.

Acaso por esa misma heterogeneidad, que incluía a sindicalistas, marxistas varios, intelectuales, estudiantes y curas de base, y por la represión castrense, el PT se definía como "socialista" pero sin llegar a declararse "marxista". Eran tiempos del crepúsculo de la Guerra Fría, cuando se hacía ya imposible no contarles las costillas a los "socialismos reales".

Pero algo era claro: para decirlo en criollo, su "columna vertebral" era una camada de sindicalistas combativos, con el barbado Luiz Inácio Lula da Silva a la cabeza. Una serie de huelgas memorables contra la dictadura fue la génesis de una experiencia que no podía surgir en otro lugar que no fuera en las barriadas obreras del Gran San Pablo.

La construcción política fue paciente, tanto que el tornero mecánico debió asimilar tres derrotas hasta llegar al poder en octubre de 2002.

Si se observa el mapa electoral de esa elección, se observa que la ola roja alcanzó en la segunda vuelta toda la geografía de Brasil. La esperanza que encarnaba se había trasladado desde los bastiones tradicionales del sudeste industrializado, donde la agrupación había nacido, hasta el norte pobre.

Eran, claro, los tiempos de la promesa del "hambre cero", una consigna que mezclaba un extraordinario acierto de marketing con la dosis de épica imprescindible para encarar los grandes desafíos. Doce años después, el cumplimiento parcial pero altamente meritorio de ese compromiso, alteró profundamente las bases de apoyo del Partido de los Trabajadores y con ello el mapa político del país.

En plena campaña por su reelección, en la que no le sobra absolutamente nada, Dilma Rousseff festejó que la ONU reconociera que los casi doce años del PT en el poder lograron reducir la pobreza del 24,3% al 8,4%, y la indigencia del 14% al 3,5%. Hambre (casi) cero, la enorme epopeya brasileña del siglo XXI.

Para explicar el milagro se suele poner énfasis en el plan social estrella de la era de Lula y Dilma: el Programa Bolsa Familia. Éste reemplazó el llamado plan "Hambre Cero" y centralizó una serie de subsidios nacidos en verdad durante el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso (1995-2003), ampliando considerablemente su alcance y presupuesto.

Está dirigido a las familias pobres e indigentes del país (con ingresos mensuales per cápita inferiores a los 154 y a los 77 reales, respectivamente, 65 y 33 dólares al cambio actual), a las que se les otorga -tarjeta magnética mediante- un ingreso básico de 77 reales (33 dólares), con diferentes adicionales según los casos, que implican un desembolso promedio de 167 reales (71). Asimismo, establece una serie de condicionalidades en materia de asistencia escolar, vacunación y atención sanitaria de los menores.

Desde 2003 supuso una inversión total de cerca de 50 mil millones de dólares, insume cada año un 0,5% del PBI y alcanza en la actualidad a 13,6 millones de familias, esto es unas 50 millones de personas.

De esas familias, 6,89 millones residen en la región nordeste y 1,55 millón en la norte, las más pobres del país, esto es el 61% del total.

No se puede ignorar el impacto político de un programa semejante. Así, no debe sorprender que en las elecciones de 2006, cuando Lula da Silva fue reelecto, y de 2010, cuando lo sucedió Dilma, el eje del voto petista se haya trasladado al norte de Brasil. De "partido de los trabajadores", podría decirse, pasó a ser el "partido de los pobres".

Ahora bien, ¿por qué el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB, tal es su nombre, aunque es conservador por su vocación reciente) logró anidar con fuerza en el sudeste desarrollado, la cuna del PT?

Porque así como ascendieron en la escala social los más rezagados, también surgió un nuevo sector medio, la llamada "clase C", de unos 30 millones de personas. Y porque muchos de éstos, sumados a las clases medias tradicionales y, por qué no, a parte de los beneficiarios de subsidios que van perdiendo el temor a que un Gobierno nuevo les retire esos beneficios, pueden ir decantándose por ofertas diferentes.

Esto es lo que se vio en las masivas manifestaciones de junio del año pasado, en las que los nuevos y viejos sectores medios expresaron demandas de segunda generación (transporte, vivienda, salud, educación y seguridad), servicios que no crecieron en oferta al ritmo necesario para absorber una demanda multiplicada. El PT, en cierta forma, es víctima de su propio éxito.

Como derecho otorgado es derecho adquirido, los registros electorales recientes y encuestas de opinión muestran que la relación entre Bolsa Familia y voto tiende a ser cada vez menor. Veamos qué ha ocurrido en el nordeste, cómo vimos la región de mayor alcance del programa. En el estado de Paraíba, por ejemplo, la proporción de familias beneficiadas subió del 36,2% al 39% entre 2006 y 2010, mientras que la cosecha de votos del PT cayó del 65% al 53%. La misma historia se repite en otros estados y regiones.

En tanto, que la mayoría de los brasileños pobres siga votando al PT no se debe sólo a los subsidios. Hay que considerar toda una política económica que, al menos hasta hace un par de años, tendió a fortalecer la moneda local y a abaratar los alimentos, a estimular el crecimiento y el empleo, así como a expandir el gasto social y el mercado interno. Hoy, cuando la economía flaquea y la inflación golpea los bolsillos, la posibilidad de un fin de ciclo se hace más concreta. No sólo de planes vive el hombre.

La emergencia de partidos de los pobres es común a toda América Latina, cuya estructura de clases es gelatinosa y no se compadece con los "modelos" de los países industriales avanzados.

En la Argentina, por caso, si en los años 40 y 50 del siglo pasado el movimiento obrero era la "columna vertebral" del peronismo, esto ya no es así, y un tercio de la fuerza laboral sigue al margen del sistema. Mientras, Santa Fe ya no es la "provincia invencible" y el bastión del peronismo oficial ya no es el conurbano bonaerense, donde el kirchnerismo perdió en 2009 y 2013, sino el norte pobre. No podría ser de otra manera después de tantas crisis.

Cualquier parecido entre Brasil y la Argentina no es pura coincidencia.